A día de hoy, los tatuajes forman parte de nuestras vidas. Si aún no tienes uno y estás pensando en estrenarte en este mundo, lo mejor es que lo hagas acudiendo a un estudio de tatuajes en Santander, ya que de esta forma te garantizas que el resultado sea bueno y descartas el riesgo de infecciones.

Si nunca te has tatuado en un estudio de tatuajes en Santander, tendrás varias preguntas. Una común es si los tatuajes duelen, y esto es realmente subjetivo y depende de cada persona. Pero sí podemos decir con seguridad que en algunas partes del cuerpo duele más que en otras debido a que la piel es más sensible o a que cuenta con más terminaciones nerviosas, por ejemplo.

Una de estas zonas es toda la parte que incluye la cabeza, la cara y el cuello, presentando un alto nivel de dolor. Y eso no es todo, ya que las personas que se han tatuado la cabeza afirman que el sonido de la máquina de tatuar es extremadamente molesto.

Otra de las zonas más dolorosas para tatuarse son las manos. Dependiendo de si es la palma, los dedos o el lateral de la mano, la gente le da una puntuación u otra en cuanto a dolor, pero en todos estos casos resulta molesto. Además, son tatuajes que se deterioran fácilmente debido a que la mano es una de las partes del cuerpo que más usamos, junto con las plantas de los pies, que también entran en esta lista de lugares más dolorosos.

Por último, vamos a mencionar la rodilla, las costillas y las clavículas, ya que son huesos que no cuentan con demasiada grasa que los cubra y, por tanto, la sensación de molestia es mayor que zonas como el pectoral.

Si buscas un lugar seguro en el que tatuarte, en Verger Tattoo estaremos encantados de atenderte.