Si llevas tiempo pensándolo y por fin te has decidido a hacerte sobre tu piel uno de esos tatuajes de realismo en Santander, puedes decantarte por una creación tridimensional capaz de engañar al ojo. Son los dibujos ideales si aspiras a que no pasen desapercibidos y otros se vean obligados a mirar dos veces para cerciorarse de su autenticidad. Seguro que triunfas.

Mientras algunos se conforman con pequeños detalles planos que parecen estampados sin más en un tobillo, en el brazo o en la muñeca, los más exigentes tratan de darle otra vuelta de tuerca a su deseo de lucir una creación diferente en cualquier parte de su cuerpo. Es fundamental recurrir a un profesional que sepa manejar luces, tonalidades y sombras para que esos tatuajes de realismo en Santander conquisten a propios y extraños. Ya sean en color o en blanco y negro, el juego de volúmenes y la perspectiva les conferirán la sensación de proyectarse, de parecer querer saltar más allá de quien los porta.

Si te decantas por un tattoo tridimensional, tendrás a tu alcance multitud de propuestas. Los ejemplos de obras que parecen provistas de relieve son incontables. Tal vez planees recrear el rostro de un familiar al que amas o añoras para que siempre vaya contigo. Puede que busques simular un elemento de la naturaleza que parezca descansar sobre una parte de ti. Quién sabe si eres de los que prefiere mostrar un paisaje con la veracidad de una fotografía. ¿Y qué tal una criatura inventada que se haya podido inspirar en la estética de un cómic de ficción?

Independientemente de la idea, es fundamental ponerse en manos de un profesional. En Verger Tattoo te asesoramos para que elijas el tatuaje que mejor se adapte a tu idea y puedas lucirlo orgulloso. No dudes en consultarnos.